El que tolera el desorden para evitar la guerra, tiene primero el desorden y después la guerra” Maquiavelo.

Esta es la pregunta que se han hecho miles de personas luego que el Movimiento Panamá Decide anunciara la iniciativa ciudadana de búsqueda de las 581 mil firmas necesarias para convocar una constituyente paralela, esto según lo indica nuestra Constitución política en el articulo 314 y así lograr una nueva constitución que limite el poder de los gobernantes, es decir de aquellos que fueron elegido por nosotros, el Soberano.

“ARTICULO 314. Podrá adoptarse una nueva Constitución, a través de una Asamblea Constituyente Paralela, que podrá ser convocada por decisión del Órgano Ejecutivo, ratificada por la mayoría absoluta del Órgano Legislativo, o por el Órgano Legislativo con el voto favorable de dos terceras partes de sus miembros, o por iniciativa ciudadana, la cual deberá ser acompañada por las firmas de, por lo menos, el veinte por ciento de los integrantes del Registro Electoral correspondiente al 31 de diciembre del año anterior a la solicitud. En este caso, los peticionarios tendrán hasta seis meses para cumplir con este requisito de conformidad con el reglamento que al efecto expida el Tribunal Electoral.

 Le corresponderá al Tribunal Electoral acoger la iniciativa propuesta y hacer la convocatoria a la elección de constituyentes, en un término no menor de tres meses ni mayor de seis meses desde la formalización de la solicitud de convocatoria. Realizada la elección, la Asamblea Constituyente Paralela se instalará formalmente e iniciará sus deliberaciones por derecho propio, tan pronto el Tribunal Electoral entregue las credenciales respectivas a sus integrantes.

La Asamblea Constituyente Paralela estará integrada por sesenta constituyentes, quienes deberán representar proporcionalmente a los panameños de todas las provincias y comarcas, de acuerdo con la población electoral, y se permitirá, además de la postulación partidaria, la libre postulación. Para estos efectos, el Tribunal Electoral deberá establecer en la convocatoria el sistema electoral aplicable a la elección de constituyentes.

 La Asamblea Constituyente Paralela podrá reformar la actual Constitución de forma total o parcial, pero en ningún caso las decisiones que adopte tendrán efectos retroactivos, ni podrán alterar los periodos de los funcionarios electos o designados, que estén ejerciendo su cargo al momento en que entre en vigencia la nueva Constitución. La Asamblea Constituyente Paralela tendrá un periodo no menor de seis meses ni mayor de nueve meses, para cumplir con su labor y entregar al Tribunal Electoral el texto de la Nueva Constitución Política aprobada, la cual será publicada de inmediato en el Boletín del Tribunal Electoral.

El nuevo Acto Constitucional aprobado con arreglo a este método será sometido a referéndum convocado por el Tribunal Electoral en un periodo no menor de tres meses, ni mayor de seis meses, contado a partir de la fecha de su publicación en el Boletín del Tribunal Electoral.

El Acto Constitucional aprobado con arreglo a cualquiera de los procedimientos señalados en este artículo y en el artículo anterior, empezará a regir desde su publicación en la Gaceta Oficial, la cual deberá hacerse por el Órgano Ejecutivo, dentro de los diez días hábiles que siguen a su ratificación por la Asamblea Nacional, o dentro de los treinta días hábiles siguientes a su aprobación mediante referéndum, según fuere el caso, sin que la publicación posterior a dichos plazos sea causa de inconstitucionalidad.”

Este artículo es precedido por un artículo que describe 2 métodos de reforma, sin embargo, el que es motivo de este escrito es la Asamblea Constituyente Paralela. La misma es un método legal en el que la constitución protege la parte dogmática que incluye las garantías fundamentales y la orgánica que indica la parte funcional del Estado. La constitución como norma suprema y base de nuestro Estado de Derecho no puede ser modificada a voluntad de los gobernantes de turno.

No hay nada más democrático que los constituyentes es decir los ciudadanos tomen parte activa en el proceso constituyente desde el principio firmando, eligiendo a sus constituyentes, siendo elegidos como constituyentes, participando en los debates de la nueva constitución y finalmente aprobando o rechazando el nuevo texto constitucional.

Muchos indican que el mejor método seria una constituyente originaria, ya que una constituyente paralela no representa el poder soberano del pueblo y este argumento es totalmente falso. Los que buscan una originaria simplemente buscan eliminar el Estado actual y empezar uno nuevo y mi pregunta: ¿es en base a qué?, ¿buscando qué?

Lo que necesita el pais en este momento de Pandemia es que los cambios se puedan realizar, sin sobresaltos sociales y sin muertos.

Panamá puede hacerse de una nueva constitución y no hay mejor momento como el ahora en donde la copa de la ciudadanía esta a punto de derramarse, sufriendo en el día a día secuestrados por quienes nosotros debemos limitar su poder. Por lo cual te invito a unirnos en tolerancia en respeto por un bien mayor.

Mientras nosotros peleamos por nimiedades, ellos se burlan de nosotros.

Angie

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: