Hemos pasado uno de los fines de semana de cuarentena total, más ridículos de la vida en Panamá. En Colón vimos imágenes de ciudadanos disfrutando de la playa, no obstante, en Arraiján, en operativos del municipio, multan a propietaria de tienda de abarrotes por vender un tanque de gas, si como leyeron, un tanque de gas.

Es inaudito, que en medio de una pandemia la falta de empatía de parte de los que tienen que velar por el cumplimiento del decreto de cuarentena, no comprendan que la justicia no se puede hacer cumplir sin equidad, si una familia necesitaba comprar el gas para alimentar su familia podían con justicia y equidad hacer valer el decreto.

Por otro lado, dada las criticas de las playas de Colón, llena de propios y extraños, la gobernadora cerró las playas los fines de semana y los días de semana solo podrán ser utilizadas por locales.

Siendo este un duro golpe a la economía local de la provincia que recibe ingresos por los visitantes.

Desde este medio nos pronunciamos a favor del aire puro, del mar y de todo lo que de recreación sana de los individuos. La medida de no permitirnos ir a la playa carece de sustento científico, se presenta como una medida autoritaria y dictatorial.

Encontramos a un gobierno central desconectado de la realidad, sin empatía cuyo único plan para acabar con la pandemia en el pais es la vacunación, vacunación que ha quedado en entredicho.

¿Panamá es desigual? Si, porque lo permitimos. No podemos seguir permitiéndolo.

Angie

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: